Consejos para preparar tu piel para el sol

Protectores-Solares

 

La piel está expuesta a efectos beneficiosos y nocivos de la radiación solar, por lo que creo importante, salvo indicaciones médicas disfrutar del sol, pero siempre con moderación .

La mejor forma de proteger nuestra piel de los efectos dañinos de la radiación UV, es considerar al protector solar parte importante e imprescindible de nuestra rutina de belleza diaria. La fotoprotección es una estrategia preventiva y terapéutica, frente al fotoenvejecimiento y el cáncer de piel.

Cuantas más estrategias consigamos para evitar los efectos nocivos de la radiación solar, mejor, por eso son muchas las ocasiones en las que la nutricosmética se convierte en un complemento a la protección solar tópica.

Exponer nuestra piel a la radicación solar provoca la formación de especies de oxígeno reactivo conocidas como radicales libres, que conducen a fotoenvejecimiento e inducen daños en la piel. Durante estos últimos años la ingesta de nutrientes y componentes bioactivos, que de forma natural están presentes en los alimentos que componen nuestra dieta, han demostrado un efecto preventivo de los daños inducidos por la radiación UV en la piel, naciendo el concepto de cápsulas solares.

Aunque estas sustancias vitamina C, vitamina E, selenio, té verde, extractos de melón, de vid roja.. actúan como antioxidantes orales, no sustituyen en ningún momento a los protectores solares tópicos ni a las normas básicas frente al sol, siendo necesaria la complementación para conseguir atenuar los daños de las radiaciones UV.

Estas cápsulas solares antioxidantes están especialmente indicadas para mejorar la respuesta a la exposición solar, y es de gran utilidad en:

• Momentos de gran exposición. Está comprobado que en muchas ocasiones la cantidad de fotoprotector aplicada, es menor que la recomendada, su aplicación no es uniforme, la reposición insuficiente y en muchas ocasiones son muchas las horas de exposición.

• Personas de pieles sensibles que se enrojecen con facilidad, ante los primeros rayos de sol.

• Personas con fotoenvejecimiento severo o con indicación médica, son también candidatos a los beneficios de este complemento nutricional con propiedades antioxidantes.

¿Qué otra estrategia tenemos a nuestro alcance para preparar nuestra piel frente al sol?

La dieta, en la que podemos incluir todos los compuestos activos anteriormente mencionados y conseguir preparar nuestra piel para la llegada de los rayos de sol.

No existen alimentos mágicos y si una dieta variada equilibrada y moderada como la Dieta Mediterránea, rica en cereales, legumbres, frutas, verduras, aceite de oliva, frutos secos, yogur… que de prioridad a los alimentos locales y de temporada. Creo que la naturaleza es sabia y pone a nuestra disposición aquellos alimentos que necesitamos en cada momento.

La dieta nunca remplazara el uso de un protector solar, pero si nos ayudará a preparar la piel para tomar el sol.

Una de las recetas saludables para cuidar nuestra piel del sol: Zumo de naranja, zanahoria y manzana con toque de jengibre.

 

En resumen:

Disfruta de los primeros rayos de sol sin que tu piel sufra con estos sencillos consejos:

 1. Vigila tu comida: muchas personas siguen sin creerse que la alimentación influye en nuestra piel, pero los expertos cada vez más inciden en su importancia. Tanto para cuidar de tu salud por dentro como por fuera, debes comer al menos 5 raciones de frutas o verduras al día. Otros alimentos recomendados en esta época son los ricos en licopeno, betacaroteno y vitamina C. Algunos ejemplos son el tomate, la zanahoria, calabaza o la naranja.

2. Exfolia tu piel: si es importante todo el año exfoliarse la piel para eliminar impurezas, ahora en esta época es esencial para ir preparando la piel, renovando la dermis y favoreciendo el bronceado.

3. Hidrátate: por dentro y por fuera. Comienzan meses donde sudarás más que en invierno y perderás agua, por lo que necesitas reponerla. Además, después de exfoliarte es clave que te hidrates correctamente, que es cuándo más perceptiva estará la piel.

4. La nutricosmética es tu amiga: junto a tu crema con spf, los nutricosméticos que preparan a tu piel desde dentro serán tus básicos. Encima ayudan y favorecen el bronceado en tu piel. Debes comenzar a tomarlos al menos un mes antes de exponerte al sol.
5. Protégete también en la ciudad: 
no solo la piel se ve afectada por el sol en el campo o la playa, en la ciudad también te dan los rayos uv y tu piel encima está más “sucia” por la polución, lo que la vuelve más sensible.

6. Elige la crema adecuada: el último y más importante punto: escoge la crema solar adecuada a tu tipo de piel y necesidad de factor solar.

 

Zimax medica sol proteccion

Populationoutline of the principal argument of homework help the essay.
Recent Posts